Imagen
BAUTISMO EN EL ESPÍRITU SANTO
La Confesión Positiva
La Nueva Unción
LA PROSPERIDAD
LA ENFERMEDAD CONSECUENCIA DEL PECADO
LOS PROFETAS Y APÓSTOLES HOY
La Iglesia
LA GUERRA ESPIRITUAL
LOS MILAGROS Y MARAVILLAS
LA DISMINUCIÓN DE DIOS
EL ARREPENTIMIENTO
ESTUDIO DEL G12
La Maldición Hereditaria
La Sanidad Interior
LAS VISIONES Y REVELACIONES
El Poder de La Fe
 
BAUTISMO EN EL ESPÍRITU SANTO
   
   
¿Qué propone sobre este tema el G-12

1. “Todos los encuentreros deben prepararse con oración y ayuno para el día de las ministraciones de liberación y sanidad interior, y el bautismo en el Espíritu Santo”. MRE. Pág. 36
2. “Hablar en lenguas es una de las evidencias del bautismo en el Espíritu Santo (Hch. 2:4; 10:44-46; 19:6).
3. “Hablar en lenguas puede ser una señal externa del bautismo en el Espíritu Santo, mediante el cual el espíritu del creyente y el Espíritu Santo se unen en alabanzas, oraciones y profecías”. MRE. Pág. 142
4. “Todos necesitamos ser llenos del Espíritu Santo… En ese momento ministramos este bautismo…”. MRE. Pág. 143

La ‘Pastora’ Valnice Molhomens Coelho del Ministerio Palabra de Fe de Brasil que desarrolla el G-12 dice: “Hemos entrenado nuestras personas en los dones espirituales”.

Resumen:

1. El bautismo en el Espíritu Santo es algo que se da después de la conversión.
2. La evidencia del bautismo es hablar en lenguas.
3. El bautismo en el E.S. es similar a la llenura.

Análisis Bíblico:

1.- El Bautismo en el Espíritu Santo:

a) El bautismo en el Espíritu Santo significa incorporar al creyente en el cuerpo de Cristo, la Iglesia (1 Co. 12:13)
b) Juan anunció que Jesús bautizaría a sus seguidores con el Espíritu Santo (Mt. 3:11) Cosa que se cumplió en Pentecostés (Hch. 2)
c) La Biblia afirma que si un ‘creyente’ no tiene el Espíritu Santo no es de Dios (Ro. 8:9) Entonces, si un ‘creyente’ pide ser bautizado, quiere decir que no lo tiene.
d) También nos enseña que todos los creyentes tienen el Espíritu Santo (Ef. 1:13-14; 1 Co. 12.13)
e) El libro de los Hechos enseña el principio de la Iglesia y la llegada del Espíritu Santo; primero sobre los discípulos, luego los judíos, los samaritanos y por último los gentiles. Por ser una época de transición, no puede tomarse como una práctica para nuestros días.

2.- Los Dones Espirituales:

a) Todos los creyentes han recibido dones desde su conversión (1 Pe. 4:10)
b) No todos los creyentes tienen los mismos dones porque el Espíritu Santo reparte a cada uno según su voluntad (1 Co. 12.11)
c) El tener diferentes dones, pero de igual importancia, es lo que da la función de cuerpo a la Iglesia (Ro. 12:6; 1 Co. 12:14-16)
d) Preguntamos: ¿Se puede entrenar a los creyentes en los dones espirituales? La Biblia no deja margen para semejante atrevimiento. Esta es tarea exclusiva del Espíritu Santo (1 Co. 12:1 y 11) No se necesita entrenamiento, se necesita descubrir nuestros dones y usarlos.

3.- El Don de Lenguas:

a) No se tiene evidencia histórica para la vigencia de este don conforme a los parámetros bíblicos.
b) Aunque la Biblia menciona el don de lenguas, exige que haya alguien que interprete y esto no ocurre hoy.
c) Existen grupos denominacionales que argumentan a favor del don de lengua, pero debería tomarse en cuenta lo siguiente:
d) El don de lenguas no es para todos los creyentes, como cualquiera de los otros dones.
e) Es claro que lo ocurrido el día de Pentecostés fueron idiomas entendibles para quiénes los hablaban.

4.- La llenura del Espíritu Santo:

a) Es diferente al bautismo del Espíritu Santo.
b) La llenura es un imperativo para todo creyente (Ef. 5:18)
c) La llenura habla de rendición de la vida a Dios y al control del Espíritu (Hch. 2:4, 4:31)


Conclusiones:

1. Todos los creyentes hemos sido bautizados con el Espíritu Santo, y se nos manda ser llenos.
2. El pretender que existe otra experiencia después de la conversión de bautismo, nos lleva a los siguientes problemas:
a) Sentirse mal por tener lo que otros tienen.
b) Buscar un don que sólo el Espíritu puede dar.
3. Todos los creyentes deben vivir vidas llenas del Espíritu.